madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

La institución familiar

Retos actuales del Matrimonio y la familia

 

El matrimonio y la familia se enfrentan ahora a verdaderas borrascas.

Los factores de la crisis:

Las leyes

han relativizado en diferentes países su naturaleza de célula principal de la sociedad
buscan acomodarse más a las costumbres y a las reivindicaciones de personas o de grupos particulares que a promover el bien común.

En la mente de algunos

la unión estable entre un hombre y una mujer, ordenada a construir una felicidad terrenal, con el nacimiento de los hijos dados por Dios, ya no es el modelo al que se refiere el compromiso conyugal.
Sin embargo

La experiencia enseña

que la familia es el pedestal sobre el que descansa la sociedad.

El cristiano sabe

que la familia es también la célula viva de la Iglesia.
Cuanto más impregnada esté la familia del espíritu y de los valores del Evangelio, tanto más la Iglesia misma se enriquecerá y responderá mejor a su vocación.

La Iglesia

quiere seguir siendo indefectiblemente fiel al mandato que le confió su Fundador, nuestro Maestro y Señor Jesucristo. Nunca deja de repetir con Él: “Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” (Mt 19,6.
no se ha inventado esta misión, sino que la ha recibido.
Nadie puede negar que ciertos hogares atraviesan pruebas, a veces muy dolorosas. 
Habrá que acompañar a los hogares en dificultad,
ayudarles a comprender la grandeza del matrimonio y
animarlos a no relativizar la voluntad de Dios y las leyes de vida que Él nos ha dado.
Cuestión particularmente dolorosa… es la de los divorciados y vueltos a casar.
La Iglesia no puede oponerse a la voluntad de Cristo,
mantiene con firmeza el principio de la indisolubilidad del matrimonio,
rodeando siempre del mayor afecto a quienes, por los más variados motivos, no llegan a respetarla.
No se pueden aceptar… las iniciativas que tienden a bendecir las uniones ilegítimas.


Extraído del Discurso del Santo Padre Benedicto XVI en el Encuentro con la Conferencia Episcopal Francesa.
Hemiciclo Santa Bernardita. Lourdes, 14 septiembre 2008.