madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

 

Vida y procreación

La llamada "píldora del día siguiente"

Se trata de un fármaco que

  • no sirve para curar ninguna enfermedad
  • sino para acabar con la vida incipiente de un ser humano.

Su empleo es un método abortivo

  •  en la intención

porque con su utilización en las 24 ó 72 horas siguientes a las relaciones sexuales, se pretende que, si ha habido fecundación, el óvulo fecundado no llegue a anidar en el útero y muera, siendo expulsado del cuerpo de la madre. [El embarazo comienza con la fecundación, no con la anidación. Todos hemos pasado por esa situación de debilidad vital].

  •  en el efecto posible.

Lo que objetivamente se persigue es, pues, un aborto precoz, aunque tal aborto sólo se produzca efectivamente en el caso de que las relaciones sexuales hubieran sido fecundas.
Es un fármaco a base de hormonas, que

  •  no es inocuo para la mujer. [Su concentración hormonal es muy superior a la de los anticonceptivos]

El problema de los embarazos no deseados y no deseables, por ser fruto de relaciones sexuales irresponsables, en particular entre los más jóvenes, no se puede tratar de resolver recurriendo, con mayor irresponsabilidad aún, al expediente criminal del aborto.

Permitiendo la venta de la "píldora del día siguiente",

  1. la AUTORIDAD PÚBLICA abdica de su gravísima responsabilidad de tutelar siempre la; vida humana. 

    tiene la obligación de proveer a que no se impida el ejercicio de la objeción de conciencia en esta materia tan grave
  1. los MÉDICOS y los FARMACÉUTICOS

    amantes de la vida humana y coherentes con la conciencia ética no deberían prestarse a facilitar en modo alguno este instrumento de muerte.

LOS AGENTES DE LA PASTORAL DE LA IGLESIA LOS EDUCADORES LOS PADRES Y MADRES DE FAMILIA

Han de ayudar a los adolescentes y a los jóvenes a comprender y vivir con verdad su propia sexualidad y las relaciones entre los sexos

Han de mostrarles cómo

la CASTIDAD, lejos de recortar las posibilidades de la existencia humana, permite integrar en la libertad los instintos y las emociones capacitando para un amor auténtico.

la LIBERTAD que la virtud posibilita es la que hace felices a las personas, pues respeta y ama la vida de todos

 Ver documentos de la Conferencia Episcopal Española sobre este tema »»»