madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

Liturgia

Con el ADVIENTO comienza el año Litúrgico cristiano, a lo largo del cual vamos evocando y celebrando los acontecimientos salvíficos que tratamos de vivir con un sentido cada vez más profundo.

El tiempo de Adviento tiene una doble finalidad: prepararnos para la conmemoración de la primera venida al mundo de Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, y recordarnos su segunda venida al final de los tiempos.

El Adviento es tiempo de espera piadosa y alegre. Tiempo de esperanza confiada que sale al encuentro de Dios que se nos revela, de esperanza alegre porque es nuestro Salvador el que llega. Tiempo de conversión, de preparar el camino del Señor mediante la ascesis y la oración, para, que cambiando de mentalidad y rompiendo con la rutina que mata nuestra fe y nuestro amor nos abramos a horizontes nuevos y gritemos jubilosos porque hemos descubierto la grandeza del amor de Dios que ha estado grande con nosotros.

Corona de admientoLa CORONA DEL ADVIENTO o Corona de las Luces de Adviento, que se coloca en casi todas las parroquias y comunidades cristianas, Se compone de cuatro velas de colores, una por cada semana, y una más grande, blanca, en el centro, que representa a Cristo, rodeadas de ramas verdes de pino, abeto o similares.

Tiene un hondo significado y un sentido progresivo que conduce a la Navidad. Sus luces nos recuerdan que Jesucristo es la luz del mundo. El color verde de las ramas que la forman significa la vida y la esperanza.

Es un signo que expresa la alegría de este tiempo de preparación a la Navidad. Un símbolo de que la luz y la vida triunfarán sobre las tinieblas y la muerte, porque el Hijo de Dios se ha hecho hombre y nos ha dado verdadera vida. 

El encender, semana tras semana los cuatro cirios de la corona debe significar nuestra gradual preparación para recibir la Luz de la Navidad. Mientras se acrecienta cada semana el esplendor de la corona, con nuevas luces, nuestra vida debe llenarse de la luz de Cristo para iluminar con más fuerza el mundo

  • En la Primera Semana, se enciende la vela de color oscuro (azul generalmente), que representa el tiempo actual, nuestro mundo de tinieblas
  • En la Segunda Semana, encendemos dos velas: la azul de la semana anterior y la vela roja que representa el sufrimiento y el sacrificio de los que seguimos a Cristo y, como nuestro Maestro, hemos de soportar la cruz en nuestra lucha contra el pecado
  • En la Tercera Semana se enciende la vela de color claro (suele ser rosa), además de las dos anteriores. Esta vela representa la alegría de la próxima llegada del Salvador. Cristo-Jesús, nuestro Redentor, está al llegar.
  • La Cuarta semana se enciende la verde, que junto con las anteriores completa la corona. Esta vela representa la espera de los que aguardan a su salvador, al Redentor que viene.
  • El DÍA DE NAVIDAD las cuatro velas de colores ceden su puesto, quedan apagadas, para que sólo brille la vela central: CRISTO ESTÁ EN MEDIO DE NOSOTROS. Él es la Luz del mundo.