madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

 

Fiestas y celebraciones

  

 

La Iglesia desde tiempos antiguos celebra a los santos ángeles custodios, que son aquellos que a cada persona le da Dios para que cuide de ella en su vida terrena y le guíe hacia el cielo, donde Dios quiere reunirnos a todos.

El Ángel de la Guarda que nos acompaña en nuestra vida es una muestra más del amor que Dios nos tiene y de su personal providencia para cada uno de nosotros.

Muchos santos han tenido una especial devoción por los Ángeles de la Guarda, por ejemplo, San Bernardo exhortaba a respetar su presencia, agradecer sus favores y confiar en su ayuda.

Podemos acudir a él rezando esta oración:

«Ángel de mi guarda, dulce compañía,

no me desampares ni de noche ni de día,

no me dejes solo que me perdería».

 

El Evangelio de la Fiesta de los Ángeles Custodios

Mateo 18, 1-5. 10

En aquel momento, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:

«¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?».

Él llamó a un niño, lo puso en medio y dijo:

«En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Por tanto, el que se haga pequeño como este niño, ese es el más grande en el reino de los cielos. El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge en mí.

Cuidado con despreciar a uno estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en los cielos el rostro de mi Padre celestial».