madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

 

 

 

24 de Octubrede 2021

Domingo XXX del Tiempo Ordinario. Ciclo B. 

Marcos 10,46-52

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar:

—«Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»

Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más:

—«Hijo de David, ten compasión de mí.»

Jesús se detuvo y dijo:

—«Llamadlo.»

Llamaron al ciego, diciéndole:

—«Ánimo, levántate, que te llama.»

Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús le dijo:

—«¿Qué quieres que haga por ti?»

El ciego le contestó:

—«Maestro, que pueda ver.»

Jesús le dijo:

—«Anda, tu fe te ha curado.»

Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

 

  

Leer despacio este evangelio fijándonos en las actitudes de los diversos personajes que intervienen nos ayudará a sacar muchas lecciones para nuestra vida:

La actitud del ciego, que tiene fe en Jesús y esa fe le da la fuerza para no dejar de pedir lo que desea, a pesar de lo que digan los demás, y quitando lo que le estorba con un último esfuerzo va hacia Él. Cuando es atendido corresponde siguiendo a Jesús. La de aquellos que parece que quieren defender a Jesús y ponen obstáculos para que otros se beneficien de su Gracia. La de los que animan al ciego cuando Jesús dice que le traigan. Y la de Jesús, que no deja de atender a quien acude a Él, se detiene, no pasa de largo, y quiere encontrarse personalmente con el que le busca, dándole lo que necesita porque ha tenido fe.

 

Para comprenderlo mejor

 


El Evangelio es 
un gran Tesoro. Cuando nos acercamos a él, si lo miramos superficialmente sólo conseguiremos coger un poco de ese Tesoro, pero si profundizamos lograremos obtener una inmensa riqueza.

Para llegar hasta el fondo del Tesoro que encierra cada pasaje del Evangelio puedes seguir estas pistas:

  • ¿Dónde  se desarrolla lo que nos cuenta este fragmento? Localízalo en el mapa.
  • ¿Qué personas intervienen ? ¿Qué nos dice el relato de cada uno de ellos?
  • ¿Qué dicen y qué hacen?
  • Fíjate especialmente en lo que hace y dice Jesús . En cuáles son sus actitudes y sentimientos.
  • Procura imaginar la escena. Fíjate si hay algún dato descriptivo sobre el lugar, el paisaje o las costumbres, que te ayuden a ello.
  • ¿Crees que lo que narra el pasaje que has leído se lo pudo enseñar  María a Jesús  cuando era niño? ¿Lo habría vivido con José y María en su casa de Nazaret?
  • ¿Qué es lo que más te ha gustado  o lo que te ha llamado la atención? ¿Hay algo que no entiendes bien o que te parece extraño? (Si es así pregunta a tus padres, catequistas, profesores).
  • ¿Qué nos enseña  este fragmento?
  • ¿Qué podemos aprender de la manera de actuar y sentir de Jesús ?
  • ¿Cómo lo viviría María ?
  • ¿Cómo puedes aplicarlo a tu vida , en lo que haces cada día, en tu relación con tus padres, hermanos, amigos...?

 


Vivir el Evangelio: Somos discípulos de Jesús

 El Evangelio nos enseña a vivir como discípulos de Jesús, a tener su estilo.

Anota de qué manera concreta vas a vivir tú, a lo largo de la semana, lo que has aprendido de este evangelio.

 


 

El país de Jesús en su tiempo

 

Israel en tiempos de Jesús