madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

 

Fiestas y celebraciones

 

Mayo una flor

Llega el mes de mayo y el campo se llena de flores, la naturaleza resplandece de vida y color. Parece que canta con alegría al Creador que, de nuevo, tras el invierno, le hace rebosar de vida.

Pero en toda la creación no hay criatura más bella ni más perfecta que María. Ella es alabanza de Dios y, a cuantos creemos en su Hijo Jesús, nos hace cantar agradecidos a Dios.

Por eso existe desde hace mucho tiempo en la Iglesia una bonita costumbre que es dedicar el mes de mayo, el mes de las flores, a honrar a la Virgen María. Según los lugares y las épocas existen diversas maneras de hacerlo pero todas tienen el mismo fin: reconocer y agradecer a María todo lo que ha hecho por nosotros. Cuando Dios, por medio del ángel, le propuso ser la madre de Jesús y Ella dijo que sí, lo hizo por amor a Dios, porque lo que más quería en la vida era hacer lo que Dios deseaba, complacerle, hacer su voluntad. Pero también lo hizo por amor a nosotros, a todos los hombres. Ella estaba dispuesta a prestar su colaboración para que Dios pudiera llevar a cabo su plan salvador.

Luego cada día fue aceptando todo lo que esa decisión suponía: Los momentos buenos, cuando disfrutara de su Hijo viéndolo crecer y gozando de su cariño, pero también los malos, hasta verle morir en la cruz.

Después, cuando Jesús, cumplida su misión en la Tierra, volvió al Padre, Ella permaneció con los discípulos acompañando los primeros pasos de la Iglesia. Ahora, desde el Cielo, sigue velando por nosotros, cuidando de sus hijos que, generación tras generación, seguimos los pasos de Jesús.

Por Ella nos sentimos queridos y protegidos, sabemos que está pendiente de cada uno de nosotros como siempre lo estuvo de Jesús. Por eso siempre, pero en este mes de manera especial, queremos demostrarle nuestro amor. ¿Cómo? Pues de la misma manera que podemos demostrárselo a nuestras madres: Haciendo lo que a Ella le gusta que hagamos. Nos lo dijo en Caná: "Haced lo que Él os diga". Y lo que Jesús nos dice está en el Evangelio. Hacer cada día lo que Jesús nos enseña con su vida y su palabra es el mejor regalo que podemos ofrecerle a María. Y además así nos pareceremos a Ella que siempre cumplió la Palabra de Dios guardándola en su corazón.

Mayo día a día

Para que todos los días puedas escoger una bonita flor que ofrecer a la Virgen te damos un breve texto del Nuevo Testamento para cada día, que te ayudará a conocerla mejor y a imitar sus virtudes. ¡PARECERTE A ELLA ES LA MEJOR FLOR QUE PUEDES OFRECERLE!