madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

 

Pascua Ciclo C

Evangelio según san Juan 20,19-23

Cincuenta días después de la Pascua los judíos celebraban la fiesta de las semanas, o de Pentecostés como la llamaban los judíos de la diáspora griega, en la que conmemoraban el don de la Torá, la Ley que Yahveh había entregado a Moisés en el Sinaí. En ese día  (como nos narra la primera lectura de hoy, tomada del libro de los Hechos de los Apóstoles 2,1-11) los discípulos de Jesús reciben el gran don del Espíritu Santo que el Maestro les había prometido. En ese día comienza su historia la Iglesia que será la encargada de anunciar al mundo el amor de Dios que por la muerte y resurrección de Jesucristo ha liberado al mundo del pecado

El Evangelio también nos habla de la misión que Jesús confía a los discípulos enviándoles como el Padre le ha enviado a Él y a quienes, para cumplir esa misión les infunde el Espíritu Santo y les confiere el poder de perdonar los pecados en su nombre.

Lee el Evangelio y copia en tu cuaderno la frase que más te ha gustado o resume la idea que te parece más importante:

Bloc de notas

PentecostesAnuncioPeq

Reflexionamos

Los discípulos reunidos en oración recibieron de una forma extraordinaria el Espíritu Santo, pero también cada uno de nosotros lo hemos recibido en nuestro Bautismo. ¿Te das cuenta de que el Espíritu Santo vive en ti? Que como dice San Pablo cada uno de nosotros somos un templo del Espíritu Santo, el lugar sagrado donde Dios vive. No hay por ello otro motivo mayor para respetar nuestro cuerpo y el de los demás.

Jesús nos da el Espíritu Santo para cumplir la misión de anunciar el Evangelio en el mundo, en nuestra familia, colegio amigos...

¿Te acuerdas de pedir ayuda al Espíritu Santo para saber cumplir esa misión?

La Confirmación es el sacramento por excelencia del Espíritu Santo, pues lo recibimos para ser "confirmados" en nuestra fe y recibir la fuerza que necesitamos para ser testigos comprometidos y gozosos de Jesús. ¿Valoras este Sacramento?

 

MiCompromiso

 

En la Eucaristía del Domingo lo ofrezco a Dios junto con el pan y el vino.

CalizyPatena