madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

La Biblia

6.- BREVE RESEÑA DE CADA UNO DE LOS LIBROS DE LA BIBLIA

6.2. NUEVO TESTAMENTO

 6.2.1. LOS EVANGELIOS

Evangelio significa "Buena Noticia". Son la "Buena Noticia" sobre Jesucristo.

Nacieron en diversas comunidades cristianas con el fin de mantener la enseñanza de quienes fueron testigos de los acontecimientos cuando estos empezaron a faltar y las comunidades cristianas se extendían y multiplicaban.

Aparecieron sin título y sin nombre de autor. Más tarde, ya en el s.II, se atribuyeron a dos apóstoles: Mateo y Juan, y a dos discípulos de apóstoles: Marcos y Lucas.


MARCOS

En orden cronológico fue el primer evangelio que apareció. Se data comúnmente antes del año 70, pero sin precisar el año. Como lugar de aparición, Roma, aunque otros señalan otros lugares, p.e. el sur de Siria.

Por aquellos años 60-70 Palestina y Roma atravesaban una situación de crisis y han ido desapareciendo los testigos de los hechos. Ambas cosas obligan a los cristianos a recordar sus orígenes para hacer frente a la crisis.

Marcos, que no pretende escribir una crónica de la vida de Jesús, ofrece una visión de su ministerio tal como lo veían él y su comunidad. Recoge las tradiciones de la comunidad en que vivía y con la que compartía alegrías, sufrimientos y esperanzas.

Se afirma que este primer evangelio sirvió de fuente para la redacción de los de Mateo y Lucas, aunque estos tuvieran también sus propias fuentes.


MATEO

Parece que su autor fue un judeo-cristiano. Hoy nadie lo atribuye al apóstol Mateo. En cuanto a la fecha, la mayoría se inclina por los años 80-85, y como lugar de origen, Siria.

El autor presenta una comunidad viva a la que él pertenece y de la que al parecer es su animador.
Su libro es una catequesis dirigida a iglesias judeo-cristianas que revisan su trayectoria a la luz de la vida y enseñanzas de Jesús, por la necesidad de hacer frente al judaísmo oficial. Marca una continuidad con el judaísmo, pero al mismo tiempo, su ruptura.
Según él, Jesús es el nuevo Moisés que trae una nueva revelación de parte de Dios. Lo presenta en contraste con los escribas, maestros del judaísmo.


LUCAS

La opinión tradicional es que este evangelio fue escrito por Lucas, médico griego, que formó parte del grupo de San Pablo. Hoy se admite generalmente, que su autor es un cristiano de origen pagano, que no tuvo contacto con los hechos que conoció a través de quienes fueron testigos oculares y servidores de la palabra. Pertenece a la segunda o tercera generación cristiana.

Su composición se fecha alrededor del año 80, pero no se sabe con certeza donde tuvo lugar, aunque algunos lo sitúan en Grecia.

Lucas muestra predilección por las minorías, los grupos marginados, los humildes y los pobres.

Su evangelio se ha llamado por esto "evangelio de la misericordia". El perdón que Jesús predica alcanza a todos los hombres, por lo cual se ha llamado también "evangelio de la salvación universal".

Este evangelio, con el de Mateo, tiene unos primeros capítulos sobre el origen e infancia de Jesús (lo que se ha llamado “evangelio de la infancia”), pero ambos difieren en sus relatos, sólo coinciden en que Jesús nació en Belén y que su concepción fue virginal.


JUAN

Una tradición desde finales del s.II atribuye este evangelio a Juan, el de Zebedeo. En la actualidad, se atribuye al "discípulo amado" (o a su escuela), que sólo aparece en este evangelio, y que no hay que identificar con Juan, el apóstol. Predomina el criterio de quienes afirman que no podemos conocer el nombre de su autor.

En cuanto a la fecha, se admite generalmente, que fue escrito al final del s.I, hacia el año 90: según algunos en Palestina, aunque refleja situaciones del mundo helenista; otros defienden, con la tradición, que fue en Éfeso.

Al final del evangelio se dice que fue escrito "para que creáis que Jesús es el Mesías e Hijo de Dios y creyendo tengáis vida en su nombre" (Jn 20,31). Es un libro escrito para sostener en la fe a los cristianos sometidos a prueba. Por su tratamiento y su lenguaje es diferente a los sinópticos. Cristo no es un ser del pasado, sino un viviente que da sentido a la vida de los creyentes y les permite hacerse hijos de Dios.