madrid

lleida

figueres


btn contacto

 

 

 

 

 

 

Oración para comenzar la lectura de la Palabra de Dios

Señor, habla a mi alma con la fuerza de tu Palabra.

Hazme comprender lo que en ella me quieres decir.

Dime, Señor, lo que yo puedo darte.

Aquí estoy para hacer tu voluntad. Amen

ModoLecturaEnlace

OracionGrupoEnlace

 

20 de enero de 2020

Lunes de la Segunda Semana del Tiempo Ordinario. AÑO PAR

1 Sam 15,16‑23 / Sal 49,8-23 / Mc 2,18-22

T. "Obedecer vale más que un sacrificio; ser dócil más que grasa de carneros". (1 Sam 15,16‑23)

C. Cumplir la voluntad de Dios en todo momento será el mejor sacrificio que puedo ofrecer a Dios todos los días. Me esforzaré en adelante en la práctica de este sacrificio.

R. El camino de la obediencia es el más seguro para conseguir el verdadero fin. Es el camino que nos enseñó y siguió Jesús. "Se hizo obediente hasta la muerte" (Filipenses 2,8). Es el que aprendieron de Jesús los Apóstoles: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hechos 5,29). Es el camino que han seguido los santos. María es modelo de obediencia a Dios: "He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra" (Lucas 1, 38).

 

Oración al terminar la lectura de la Palabra de Dios

He aquí la Esclava del Señor.

Hágase en mí según tu Palabra.

(Lc 1,38)

Señor, ayúdame a guardar en mi corazón

la Palabra que has enviado a mi alma.

Tú me has dado el querer aceptarla,

dame también el poder realizarla en mi vida.

Por Jesucristo, nuestro Señor.